Una sonrisa falsa te puede costar la salud

0
605

¿A quién no le va a gustar que, que al entrar a un determinado local, la persona que nos está atendiendo tenga una sonrisa en sus labios, que nos brinde su amabilidad desde que llegamos hasta que nos retiramos del comercio? Sabemos que esa persona ha pasado por un entrenamiento para que su trato sea premium, pero ¿sabías que en la mayoría de las ocasiones, las sonrisas de nuestro prestador de servicio son forzadas?

man-439040_640En una investigación realizada por  Alicia Grande, Deborah Rupp  y William N. Brice, llamado Emotional labor threatens decent work: A proposal to eradicate emotional display rules, señala que:

Para las empresas, parece ser significativo acompañar el servicio con una sonrisa, aun cuando estas sean falsas, bajo la premisa que aumenta las ventas. No obstante, no hay ningún estudio serio que relacione sonrisas con aumento de ventas. Por otra parte, para los trabajadores, sonreír y/o estar más que de buen ánimo tiene un costo, porque logra multiplicar el esfuerzo que ejecutan para hacer su trabajo y ese esfuerzo nunca es compensado

cita el portal web atusaludenlinea.

Grande, Rupp y Brice, llegaron a la conclusión que a los empleados que se les obliga a sonreír durante sus labores, luego de culminada su jornada,  se encuentran agotados de manera emocional, ya que se les está obligando a reprimir  sus emociones reales. Esta conducta de agotamiento se ve reflejada en los trabajadores del sector público, call center,  vendedores de tiendas,  por mencionar algunos. Este tipo de personas siempre están expuestos al contacto con el cliente y es cuando se puede reflejar ese agotamiento que los investigadores comentan.

tie-690084_640

Para los psicólogos y sociólogos involucrados en el trabajo investigativo, el sonreír obligado debería estar prohibido, o al menos que los empleadores ofrezcan un entrenamiento especializado para que los empleados logren lidiar con todo tipo de clientes; o, establecer un ambiente en el cual hacerlo sonreír  no simbolice un esfuerzo adicional para los empleados.

Los investigadores recomiendan a los empleadores seguir los parámetros que tiene el Hotel Ritz para sus empleados: “We are Ladies and Gentlemen serving Ladies and Gentlemen.” (Somos damas y caballeros, sirviendo a damas y caballeros), dicho de una manera más coloquial: debemos tratar como nos gustaría que nos trataran. Cuando somos servidores públicos o representantes de una marca debemos demostrar que nos gusta lo que estamos haciendo, no que estamos allí solo por cumplir una jornada laboral.

Cuando estemos en contacto con algún representante del sector servicio y este no de la bienvenida con una sonrisa o un trato amable, no debemos pensar que lo está haciendo por obligación, existen actos que son realmente espontáneos. El objetivo del trabajo investigativo es demostrar que la imposición de un trato amable y acompañado de una sonrisa no espontánea suele ser agotador para los empleados, y que este acto de amabilidad hacia los clientes no tiene un reacción directa con el índice de ventas.

 

Fuente: atusaludenlinea.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here