Nuestros hijos podrían morir y nadie hace nada

0
584

Bien es cierto que los refrescos o gaseosas son bebidas adictivas por sus sabores, por su función de “refrescar” cuando el sol nos derrite, como también sabemos que su consumo en exceso es nocivo para la salud, a través del tiempo se han hecho infinidad de estudios sobre el refresco y las consecuencias que este crea en el ser humano.

15412927396_a8246164c8

Tal es la preocupación de los médicos infantiles, que el consumo de refrescos se ha incrementado en los últimos tiempos ocupando un lugar importante en la alimentación del niño. Por eso, en el siguiente artículo te daremos los motivos por los cuales el refresco debe ser eliminado de la dieta nutricional de los pequeños de la casa.

Hay estudios que muestran una relación entre el incremento en el consumo de refrescos y la prevalencia de la obesidad hasta en un 34 por ciento. Se habla que el consumo de un litro por día durante tres semanas se traduce en la ganancia de 1 kg. de peso.

 Lo importante es que el consumir más de 500 ml. por día puede tener un efecto de desplazamiento de otros alimentos ocasionando un desequilibrio en la dieta, afectando la calidad de la alimentación y por lo tanto el estado de nutrición del niño

Esta cita textual tomada de un artículo en internet (mipediatra.com), nos abre un poco los ojos en cuanto a la adicción a las bebidas gaseosas. Un niño en pleno proceso de crecimiento, debe llevar una alimentación saludable a base de proteínas, de azucares naturales presente en las frutas, porque es ese proceso el que llevara a tu hijo a tener una buena salud en todos sus aspectos.

El refresco puede provocar obesidad infantil; ¿Por qué? Pues, los refrescos contienen grandes cantidades de azúcares como sacarosa, glucosa y fructuosa; estos azúcares llegan rápidamente a la sangre provocando un aumento de insulina que permite que pasen a los tejidos y se conviertan en grasas y aun así puede generar enfermedades como la diabetes.

coca-cola-462776_640

Además afecta a la salud bucal, el refresco es enemigo grave de los dientes provocando la aparición de la caries. Por otra parte, los refrescos contienen gran porcentaje de cafeína, lo cual provoca trastornos de sueño e hiperactividad, y por último, contienen acido fosfórico, lo cual compite con la absorción de calcio ocasionando huesos y dientes débiles.

De esta manera, se puede concluir diciendo que existen suficientes motivos para bajarles la dosis de refresco a los pequeños, motívalos a tomar mucha agua y jugos naturales, deja los refrescos para las celebraciones y ocasiones especiales. Recuerda que lo más importante es mantener a tu hijo sano y así evitas enfermedades graves a corto y largo plazo.

 

Imagen: Photopin

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here