Las 4 claves para prevenir la cistitis con éxito

0
690

12

Foto de: Liz West – Freeimages

La cistitis es un cuadro clínico bien conocido por muchas mujeres, tanto jóvenes como adultas. Se trata de la inflamación de la vejiga urinaria, normalmente ocasionada por una infección bateriana. La causa más frecuente es la infección por bacterias gram negativas, principalmente E. coli; es lo que se conoce como cistitis bacteriana aguda. Otros tipos de esta patología son la cistitis química (debida a la toxicidad causada por ciertas sustancias sobre la mucosa vesical) o la cistitis intersticial (una enfermedad crónica).

Los síntomas más frecuentes son el aumento en la frecuencia de las micciones, dolor en la zona justo encima del pubis, dolor al orinar, fiebre u orina turbia. Normalmente estos síntomas desaparecen rápidamente con la toma de antibióticos cuando se trata de una infección simple que da lugar a un cuadro agudo típico.

Por desgracia, muchas mujeres sufren de cistitis recurrentes y acaban por destrozar su flora bacteriana intestinal como consecuencia de los antibióticos, disminuyendo así las defensas de su sistema inmunológico, altamente ligado al microbioma presente en el tracto intestinal. En relación a la toma de antibióticos, siempre es recomendable compaginarla con la ingesta de alimentos probióticos (chukrut, yogur, kéfir, alimentos fermentados en general…) o complementos alimenticios en forma de cápsulas o comprimidos, disminuyendo así el deterioro de la flora bacteriana beneficiosa.

Esta recurrencia en las infecciones vesicales en mujeres se debe esencialmente a que la uretra es muy corta en este sexo, suponiendo poca dificultad para las bacterias del entorno el llegar a la vejiga (a diferencia del caso de los hombres).

Con el objetivo de prevenir y evitar este tipo de infecciones existen 4 acciones clave, muy sencillas, que deben llevarse a cabo:

  1. Limpiarse siempre los restos de orina en dirección hacia el ano, con motivo de evitar el arrastre de bacterias procedentes del mencionado orificio y alrededores hacia la uretra.
  2. Tomar frecuentes baños de asiento (al menos uno a la semana o cuando se note algún tipo de molestia, picor o escozor) vertiendo unas 7-8 gotas de aceite esencial de árbol de té (potente desinfectante natural) en una palangana de agua caliente.
  3. Incluir en la dieta arándanos rojos o complementos alimenticios del mismo como Cistitus. Las protoantocianinas presentes en estos frutos actúan a modo de protector al tener actividad antiadhesiva frente a las bacterias infecciosas.
  4. Limpiar los genitales femeninos justo después del coito, para eliminar cualquier posible bacteria derivada de la práctica sexual.

Siguiendo estos sencillos pasos la probabilidad de recurrir en la infección de orina se verá altamente disminuída.

Referencias: Wikipedia (1, 2); Infocistitis; Jot Down.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here