Las 3 ecoalternativas de limpieza que te alejarán de los productos tóxicos tradicionales

0
829

9

Foto de: OpenClipartVectors 2014 – Pixabay

En la sociedad actual abundan los productos de limpieza tanto como los químicos tóxicos que éstos contienen. De hecho, los componentes más dañinos para el medio ambiente casi siempre se aglomeran en los susodichos productos limpiadores que almacenamos bajo el fregadero o en el armario de la limpieza. Y no solo son tóxicos para la naturaleza, sino también para nosotros.

Lo curioso es que pueden elaborarse limpiadores caseros multiuso y muy baratos que no resultan tóxicos ni dañan el entorno, además, de ser igualmente efectivos que sus emuladores artificiales. Antes de que la industria de la limpieza sacara al mercado incontables productos superespecíficos y con olores inimaginables, también se limpiaba y, de hecho, los resultados no estaban nada mal. Las ecoalternativas a los tradicionales productos limpiadores ayudan, además, a reducir los residuos de embalajes y envases.

Los 3 productos caseros que no te puedes perder son:

  • El bicarbonato de sodio: es un multiusos enorme.

Por ejemplo puede utilizarse para la limpieza de alfombras o para la eliminación de malos olores en las mismas, con tan solo espolvorear bicarbonato en su superficie y añadir unas hojas secas de albahaca o lavanda, dejando actuar durante 30 min para luego aspirar.

También puede utilizarse para limpiar superficies de trabajo, aplicando bicarbonato y frotando a continuación con un paño húmedo. Si hay suciedad incrustada, puede utilizarse un cepillo.

Incluso el horno puede limpiarse con bicarbonato. Solo hay que mezclar dos cucharadas de bicarbonato en una taza con agua y aplicar la pasta resultante a la superficie del horno. Con un cepillo de dientes viejo o un cepillo de cerdas se frota y listo.

Para los desagües atascados también hay solución: basta con verter una taza de vinagre blanco y otra de bicarbonato. Tras dejar actuar, se aplica una jarra de agua hirviendo y nada más.

  • Vinagre destilado o blanco: es un fantástico limpiador, desinfectante y desodorizante.

Si el olor del vinagre resulta muy molesto, puede mezclarse con zumo de limón o aceite esencial de lavanda.

El vinagre blanco es un estupendo limpiacristales. Mezclando 120 mL de vinagre con 4 L de agua se obtiene el líquido ideal. Para un mayor brillo, frotar con hojas de papel de periódico secas.

También puede utilizarse como sustituto del suavizante para la ropa. Solo hay que añadir un chorro de vinagre a la ropa en el último aclarado. El olor del vinagre desaparece cuando la ropa se seca.

Este producto también puede usare como limpiamuebles mezclando 60 mL de vinagre con 175 mL de aceite de oliva.

  • Zumo de limón: excelente para eliminar la grasa y como antibacteriano.

Este líquido es muy útil como desinfectante, aplicado directamente y dejando actuar 10 minutos antes de aclarar.

El zumo de limón puede refrescar y desodorizar el microondas. Colocando unas rodajas de limón en un cuenco con agua y calentándolas 30-45 segundos, el líquido resultante es el que se utiliza para limpiar el microondas.

Para la limpieza diaria del baño, el zumo de limón mezclado con bicarbonato da como resultado a un producto muy efectivo.

Fuente: Página 260 del libro “La Guía Completa para una Vida Autosuficiente”, de Dick y James Strawbridge.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here