“La tierra será destruida por…

0
2178

… un asteroide“.

Así lo afirmó un grupo de astrónomos, quienes alertaron en 2008 sobre el peligro que representaba el “Asteroide del Juicio Final”, cuerpo rocoso que mide más de un kilómetro, el cual se estrellaría con la Tierra, aniquilando toda forma de vida sobre su superficie. Esta podría estar acompañada de otros asteroides que también podrían contra nuestro planeta, antes y después. El epicentro del golpe sería las costas de los Estados Unidos, pero tendría repercusión en el Golfo de México y el Caribe, gran parte de América Central y Sudamérica.

La información sobre posibles asteroides que tienen como destino fatal estrellarse sobre la capa terrestre, es amplia, variada, e inunda los medios de comunicación. La revista especializada Muy Interesante, presenta un artículo dedicado al tema, en el que aclara que debido a que muchos gigantes rocosos gravitan en las cercanías, diversas universidades e instituciones científicas han activado programas de alerta. Uno de ellos es el Asteroid Terrestrial – Impact Last Alert System (ATLAS), de la Universidad de Hawái. Esta organización tiene como objetivo alertar, al menos con una semana de antelación, sobre el potencia impacto de un objeto proveniente del espacio que tengas dimensiones de 45 metros, aproximadamente. Si el cuerpo es mayor a esas dimensiones, el tiempo de prevención podría ser mayor.

earth-683436_1280

Pero, ¿qué se puede hacer si un asteroide gigante se dirige a la Tierra? La solución popularmente aceptada y que hemos visto repetidas veces en las películas, consiste en detonar una carga nuclear que la fragmentaría en pedazos tan pequeños que sean capaces de pulverizarse tratando de traspasar la atmósfera. Pero, no todos los expertos tienen claridad en sí es posible, o no, esta opción. Por ello, la Unión Europea estableció un programa llamado “NEOShield”, que pretende encontrar la solución más acorde para repeler cualquier amenaza cósmica.

astronaut-11080_1920Al respecto, científicos del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA nos brinda una opción más positiva: despreocuparnos por este y otros asteroides, ya que no existe ninguna base científica, o evidencia confiable, de que ninguno objeto celeste impactará al planeta. No hay registro de que en las proximidades del Sistema Solar haya cometa o asteroide que amenace la integridad de nuestro ecosistema; y las probabilidades de que alguno choque con la Tierra en los próximos 100 años es de 0.01 %.

Así las cosas, el famoso asteroide del “Juicio Final” no llegará por lo menos en el futuro conocible, como tampoco llegó en 2011 el “Cometa Elenin”, ni el fin del mundo del calendario maya el 21 de diciembre de 2012.

Fuente: Muy Interesante.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here