¿Eres alérgico a la aspirina? Conoce otras opciones

0
730

drugs-758837_1280Foto de: Piotrg255 – Pixabay

En algún momento de la vida hemos tenido que visitar al médico porque determinado alimento, golosina o medicamentos nos produjo alergia, y es que ellas están a la orden del día.

El portal web DMedicina nos explica que: «Las alergias, también llamadas reacciones de hipersensibilidad, son respuestas exageradas del sistema inmunológico (las defensas de nuestro organismo) al entrar en contacto con determinadas sustancias, llamadas alérgenos«.

Nadie quiere sufrir una reacción alérgica, y menos que nuestro cuerpo rechace los medicamentos que de alguna manera aliviarán nuestra salud.

El portal web Bekia Salud nos dice que: “La aspirina, o ácido acetilsalicílico, es un AINE (Antiinflamatorio no esteroídeo) y su funcionamiento, que se basa esencialmente en el bloqueo de las ciclooxigenasas, puede llegar a ser muy dañino para el estómago cuando se abusa de forma continuada de este”.

Es casi seguro que al usar un medicamento por tiempo prolongado, se termine siendo alérgico a este, pues nuestro organismo está vulnerable, y es donde comienza la intolerancia que desencadena en una reacción alérgica.

¿Cuáles son los efectos a la intolerancia a la aspirina? Todas las alergias suelen producir diversos efectos, y uno de los menos comunes, pero el más grave de todos, es el colapso cardiovascular de tipo anafiláctico.

¿Cómo se manifiestan? “De dos modos aparte del mencionado: reacciones respiratorias o en la piel. Es poco habitual que pacientes que hayan desarrollado uno de los tipos pueda añadirse de un segundo tipo, pues no suele cambiar con el tiempo salvo que sea producido por el consumo de otros medicamentos”.

¿Cuáles son las opciones para suplir a la aspirina? Sinceramente son muy pocas las opciones, puesto que “El ácido acetilsalicílico es un medicamento que está encuadrado dentro de los AINE, lo más habitual es que alguien que haya desarrollado una reacción alérgica a este la tenga también hacia todo el grupo.”

He aquí las únicas dos opciones para suplir a la aspirina:

  1. Tienes la oportunidad de seleccionar medicamentos con potencias leves que no active posibles reacciones. Uno sería el paracetamol o el meloxicam, puesto que tienen una fuerza muy leve y en el 95% de los casos los pacientes con este tipo de intolerancia pueden tolerar su ingesta.
     
  2. Por otro lado habría que acceder a analgésicos que, en su funcionamiento, no inhibieran las ciclooxigenasas. Dentro de ese grupo podemos encontrar celecoxib y etoricoxib. También se llegan a un nivel de casi 100% de tolerancia para los afectados.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí