Ella cambió las palabras y el resultado fue sorprendente

0
712

Un humilde anciano aparece pidiendo limosna en la calle. “Estoy ciego, por favor ayuda” reza el letrero de cartón a su lado.

Al cabo de un rato aparece una chica que se fija precisamente en el letrero y, decidida, se acerca, coge el rotulador del anciano y empieza a escribir algo por la parte trasera. Cuando termina, deja el cartel donde estaba y se va.

De repente, el anciano se percata de que la gente comienza a echarle dinero con mucha más frecuencia. Casi todo el que pasa aporta su granito de arena. Está sorprendido.

Más tarde regresa la chica que había modificado el letrero, él la reconoce y le pregunta: “¿Qué le hiciste a mi cartel?”, a lo que ella respondió, sonriendo: “Puse lo mismo, pero con diferentes palabras”. El nuevo cartel rezaba:

“Hace un día precioso, y yo no puedo verlo”

Fuente: Canal de Andrea Gardner.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here