El café y la cafeína. Todo lo que necesitas saber

0
706

8

Foto de: Bellezza87 2013 – Pixabay

Todo aquel al que le guste el café o que conozca a alguien que le guste que levante la mano.

Ciertamente el café es un bien muy preciado y, para muchos, absolutamente necesario para empezar el día. Esto último, precisamente, es debido entre otras razones a la cafeína, un compuesto estimulante presente no solo en el café, sino en muchos alimentos y bebidas hechos con plantas, principalmente en las hojas del té, los granos de café y los de cacao. La cafeína se suele añadir también a muchos refrescos, bebidas energéticas y golosinas.

Cuando es tomado en dosis adecuadas, el café aporta muchos más beneficios que riesgos.

El beneficio más conocido es su papel activador, actuando como inhibidor de los sensores de cansancio y no como un estimulante directo como pudiera pensarse. Otros beneficios asociados al café son la reducción del riesgo de algunos tipos de cáncer, la disminución de desarrollar diabetes II o la prevención del hígado graso.

Para los deportistas también hay buenas noticias, pues diversos estudios demuestran la ayuda que proporciona el café en la mejora de la adaptación al estrés o la quema de grasas, así como produce un incremento en el nivel de endorfinas y acelera la recuperación.

Por desgracia, no todo son ventajas en la ingesta periódica de café. Debido principalmente a su contenido en cafeína, el café puede crear dependencia como consecuencia de la estimulación mental que provoca, también puede ocasionar fatiga adrenal debido a que promueve la generación de adrenalina, puede ocasionar problemas digestivos e incluso insensibilidad a la insulina.

Más aún, la cafeína produce un ligero efecto diurético, aumenta la presión sanguínea y tarda de 30 a 45 minutos en llegar al torrente sanguíneo.

Aunque cada persona tiene un nivel diferente de tolerancia a cualquier compuesto, en el caso de la cafeína podría recomendarse un consumo que oscila entre 100 y 400 g. Por tanto, consumir un volumen de café que supere este nivel de cafeína no es recomendable. Además, debe tenerse cuidado con contabilizar la cafeína solo presente en el café, pues otros alimentos como el té o el chocolate también contienen este elemento.

A continuación se detalla la cantidad de cafeína en algunos productos:

  • Té (220 ml)- 50 mg. Una bolsita de té – 30 mg
  • Café (de filtro, 200 ml)- 90 mg
  • Café expreso (expreso, 60 ml) – 80 mg
  • Café instantáneo (150 ml) – 3 mg
  • Lata de cola (355 ml) – 40 mg
  • Lata de bebida energética (250 ml) – 80 mg
  • Barra de chocolate (50 g) – 25 mg
  • Barra de chocolate con leche (50 g) – 10 mg

Fuentes: Decoestilo; Fitness Revolucionario.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here