Arqueología músical: los discos de vinilo

0
907

Ya desaparecieron del mercado y solo aquellos que tienen más de cuarenta años de edad pueden atestiguar que vivieron su época de esplendor y salieron ilesos: son los discos de vinilo, esa reliquia arqueológica que reúne el espíritu de la música como fenómeno masivo. Adorados por muchos y desconocidos por la mayoría, su origen y evolución se debe en gran parte a la ciencia, especialmente a la física y su teoría sobre las ondas.

Un artículo publicado en la página web Difussion Magazine sostiene que las primeras ideas sobre los discos tienen su origen en los años finales del siglo XIX. Estos fueron desarrollados por el poeta e inventor francés, Charles Cros, quien fue el primero en proponer un equipo capaz de capturar y reproducir sonidos, al que bautizó con el nombre de “paleófono”.

vinyl-761592_1920Sin embargo, Cros nunca pudo construir un modelo funcional y Thomas Alva Edison terminó por robarle el protagonismo al construir el “fonógrafo”. Este inventó era el resultado de sus primeros experimentos con un primitivo teléfono por el cual corría el papel parafinado debajo de una pluma de escritura, mientras gritaba por el altavoz. Las vibraciones dejaban una débil impresión de su voz, la cual podía ser reproducida a voluntad. Lo único que tuvo que hacer fue reemplazar el papel por un tambor recubierto en aluminio para tener el fonógrafo, que se estrenó grabando y reproduciendo “Mary had a Little lamb”, el 29 de noviembre de 1877.

Poco tiempo después, en 1879, Chichester Bell (primo de Alexander Graham Bell) y Charles Tainter mejoraron el fonógrafo en los laboratorios Volta, propiedad de Alexander Graham Bell, utilizando un cilindro recubierto de cera con ranuras verticales de corte, al cual llamaron el “grafófono”. Pasado ocho años, Thomas Alva Edison utilizó el cilindro de cera sólida en su “fonógrafo”, que además, incluía motor de baterías en lugar de la arcaica manivela.

phonograph-147481_1280

En 1888, el alemán Emile Berliner, quien habían trabajado con Graham Bell, creó y patentó el “gramófono”, que sustituyó el clásico cilindro grabado de fonógrafo por un disco de goma vulcanizada que podía ser copiado a partir de un “disco master” de zinc recubierto con cera, lo que eliminó la continua grabación de cilindros por parte de los artistas musicales. Ese mismo año se funda la empresa que comercializó por primera vez los gramófomos, la Columbia Phonograph Company, que pronto mejoró sus ingresos con la grabación de música.

disco-595624_1920Ya para 1890, los fonógrafos de Edison podían grabar hasta 4 minutos de audio, lo que dio origen a los tocadiscos, que se convirtieron en la sensación de la industria de la música por su comodidad. En tanto, la American Gramophone, perteneciente a Berliner, vendía una importante cantidad gramófonos eléctricos y de manivela, fabricando en paralelo miles de discos para reproducir en su dispositivo.

Fuente: Difussion Magazine.

Imágenes corstesía de Pixabay.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here